La cerveza tras la pandemia en España: ¿Esperar la nueva normalidad o buscar nuevos modelos de consumo?

Ha pasado ya medio año desde que en marzo un desconocido virus se hiciera protagonista de las portadas en los medios de comunicación y de las conversaciones cotidianas, modificando nuestras vidas como no podíamos haber imaginado antes. El Covid19 ha condicionado desde entonces nuestra forma de trabajar, de relacionarnos, de disfrutar del ocio y ha modificado cualquiera de las actividades que llevamos a cabo cada día.

A diferencia de otras crisis sanitarias precedentes donde algún alimento podía estar directamente implicado en su origen como con la enfermedad de las vacas locas, en esta ocasión no ha habido ninguna relación directa que señale a un producto alimentario. Sin embargo, la magnitud de la crisis ha hecho tambalearse a muchos sectores y el cervecero ha sido uno de ellos.

Qué ha pasado hasta ahora

El consumo de cerveza en España se reparte casi por igual entre el que se produce en el hogar y el que se realiza en los diferentes establecimientos de hostelería. En bares, cafeterías y restaurantes de nuestras ciudades y en eventos populares como conciertos y fiestas locales, se bebe algo más de la mitad de la cerveza que se vende cada año en nuestro país, especialmente durante los meses de más calor, tanto por la influencia de las temperaturas como por el mayor número de visitantes extranjeros.

Por todo ello es evidente que la caída en picado del turismo durante estos meses, la suspensión de festivales de música y fiestas populares y las restricciones en aforo y horarios de la hostelería, han supuesto una bajada drástica en esa mitad de la tarta del consumo. En contraste a ese dato tan negativo, las ventas de cerveza en el canal de alimentación han crecido pero no han llegado a compensar ni de lejos el resultado global.

Como consecuencia de esta situación, todos los fabricantes de cerveza han visto reducido su volumen de negocio de una forma muy significativa, teniendo que hacer frente a un serio problema económico. La situación es aún más difícil para muchas micro cerveceras que concentran la mayor parte de su negocio en el consumo fuera del hogar. Unas y otras han tratado de reaccionar frente a la crisis impulsando en muchos casos sus canales de venta online o creándolos desde cero.

Las cervecerías especializadas han visto igualmente afectada su actividad y sus resultados todos estos meses, las primeras semanas con el cierre obligado al público y después con las limitaciones y la incertidumbre respecto a las cambiantes regulaciones en función de la evolución de los contagios en cada zona. En estos casos algunas han tratado de desarrollar alternativas de entrega a domicilio para suplir la caída del consumo en el local.

También en Sabeer hemos visto afectadas nuestras actividades de una manera directa por la pandemia. Cursos y catas de cerveza han visto reducido su aforo y oferta y nuestra participación en eventos ha sido poco menos que imposible.

¿Nueva normalidad o nuevos modelos de consumo?

Probablemente esta sea la pregunta del millón: ¿cuando todo esto pase volveremos a la situación precedente o casi nada será igual? Nadie lo sabe pero quizá tampoco nadie debería dar por sentado que el escenario será el mismo que el que vivíamos pre-Covid.

Es previsible -y triste- la desaparición por causas económicas de un porcentaje de locales y marcas que venían operando hasta ahora. Pero además de eso, muchos de nuestros hábitos de consumo pueden haber cambiado para siempre. El impulso del teletrabajo y la digitalización de los encuentros, profesionales y personales, pueden llevar de la mano un reajuste de nuestras visitas a locales de hostelería, con menos ocasiones para los menús del día o para los llamados afterwork o, como nosotros preferimos llamarlo, las cañitas después del trabajo.

Por todo ello y como ya ocurriera tras la crisis económica del ladrillo, las marcas y locales que ofrezcan una mayor especialización pueden ser las mejor preparadas para sobrevivir en el nuevo escenario. Un consumidor que sale menos seguramente sea más selectivo cada vez que lo haga.

Un poco más hogareños

Es probable que también la pandemia nos deje un poco más hogareños de lo que éramos antes. El auge de la comida a domicilio ha hecho extender su consumo entre personas no habituales y la oferta cada día es mayor en variedad y cantidad. Igual que el cine en salas tradicionales viene sufriendo una crisis provocada en buena medida por el crecimiento de la oferta audiovisual online, la restauración deberá tener en cuenta este factor a futuro.

Nuestra respuesta desde Sabeer

Como cada agente del sector cervecero (fabricantes, distribuidores, hosteleros, tiendas…) nos ha tocado reflexionar y buscar soluciones a una situación de duración incierta y cuyas consecuencias creemos se van a prolongar en el tiempo una vez la situación sanitaria esté totalmente controlada. Muy pronto os contaremos en otra entrada todo lo que hemos hecho y estamos haciendo para seguir haciendo llegar a profesionales y aficionados la cultura y el disfrute de la cerveza.

Etiquetas