Oktoberfest 2020

Para los amantes de la cerveza el Oktoberfest es sin duda la fiesta anual de referencia, no solamente porque en ella se pueden degustar diferentes referencias de las mejores productoras bávaras sino porque en este evento también se puede disfrutar de música en directo, una feria, desfiles y cocina tradicional alemana, convirtiendo Múnich en la mayor fiesta del mundo durante unas semanas entre septiembre y octubre cada año.

Pues bien, este año todos los que profesamos culto a este líquido milenario estamos de luto, ya que el ayuntamiento de la ciudad de Múnich ha decidido cancelarlo por la pandemia del coronavirus.

En el siglo XIX este famoso festival alemán tampoco se celebró debido a diversos brotes de cólera durante los años 1854 y 1873, por lo que tristemente debemos añadir el año 2020 a esta lista de cancelaciones por razones sanitarias.

A pesar de que las cifras que acompañan a esta fiesta son realmente importantes para la economía local e incluso nacional -6 millones de turistas y una cifra de negocio cercana a los 1.200 millones de euros- las medidas sanitarias han prevalecido sobre todo lo demás.

Si todo se hubiese desarrollado según lo previsto el pasado 19 de Septiembre se habría dado el pistoletazo de salida al Oktoberfest, con la llegada los Wiesnwirte (propietarios de las cervecerías) escoltados por carros de caballos cargados de barriles de cerveza al Theresienwiese y la apertura del primer barril de cerveza, a las 12 del mediodía, a manos del alcalde de Múnich.

Cuando el alcalde abre el primer barril al grito de “O ‘zapft is!”, se está vertiendo un refrescante líquido fermentado elaborado en las cerveceras de la ciudad de Múnich, garantizando esta medida la continuidad del Oktoberfest como un evento propio de la capital bávara.

A partir de ese momento en las carpas del Theresienwiese los asistentes disfrutan de este tipo de cerveza, que originariamente se elaboraba en marzo para ser degustada al final de verano, y que es conocida como oktoberfestbier o cerveza del Oktoberfest.

Son solamente 6 fábricas las que pueden repartir cerveza entre los numerosos incondicionales que cada año abarrotan este evento, ya que son las únicas que elaboran dentro de los límites municipales de la ciudad y lo hacen bajo el Reinheitsgebot o Ley de Pureza que rige desde 1516. Todas y cada una de estas cerveceras llevan funcionando desde antes incluso de que se celebrase el primer Oktoberfest. Agustiner-Bräu, por ejemplo, viene elaborando cerveza desde 1328.

Este año el primer trago de cerveza muniquesa que degustemos será un poco más amargo por las circunstancias que han rodeado esta cancelación, pero esperamos con los brazos bien abiertos, y precaución, la próxima convocatoria.

Etiquetas