trucos para un maridaje perfecto de queso con cerveza

6 claves para acertar con Queso y Cerveza

5 Oct 2017
/
Autor
/
Comentarios0
/

Ya sea para un buen aperitivo, cóctel, una comida o cena a base de queso, la creatividad del cocinero juega un papel importante. Sin embargo, hay ciertos aspectos que puedes tener bajo control y que te ayudarán a tener éxito ante tus comensales. Si quieres quedarte con ellos y ofrecerles algo que les sorprenda, atento a estos consejos para un perfecto maridaje de queso con cerveza.

Cuando pensamos en maridar una bebida con una comida, buscamos conseguir el equilibrio perfecto entre la potencia sensorial de cada uno de los productos con los que trabajamos en la cocina. El queso es un acompañante natural de la cerveza, ya que tiene muchos puntos en común con ella. Ambos son versátiles, poseen una variedad y riqueza sensorial incomparables y su combinación se transforma en el paladar en un universo de sensaciones que resaltan las cualidades particulares tanto de uno como de otro. 

Aspectos para un buen Cheese & Beer

1.- Empieza por el queso; ante tal cantidad de opciones que tenemos a la hora de elegir la cerveza, es mejor empezar por decidir sobre el queso. Pide al quesero que te explique las cualidades de las variedades que te resulten más tentadoras y sus posibles afinidades.

2.- Sé exquisito con el punto de frescura del queso ¿Cómo? El primer paso es no adelantarte demasiado con las compras. Si adquieres el queso con demasiada antelación puede no llegar a tu cita en su punto óptimo. Te recomendamos que como máximo lo compres un día antes de ser servido.

3.- Las temperaturas son importantes; ambos productos deben servirse a la temperatura adecuada. Cada estilo de cerveza requiere una temperatura de servicio (en general, cuánto más oscura y alcohólica es la cerveza, más alta temperatura, De la misma manera el queso también requiere una temperatura adecuada para su consumo, intentando en la mayoría de los casos huir del excesivo frío, el cuál resta percepción sensorial.

4.- No todo termina al llegar a la mesa, debes proteger los productos de la oxidación. El oxígeno afecta a las cualidades organolépticas tanto del queso como de la cerveza. Sírvela correctamente en copa con su corona de espuma y cubre el queso con una campaña o film para evitar su exposición prolongada. 

5.- El orden también importa;  comienza siempre por los maridajes de menor impacto sensorial (alcohol, cuerpo, intensidad, complejidad…), y termina por los de mayor.

6.- Evita la “contaminación sensorial” contando con copas suficientes para servir cada tipo de cerveza; no cortes quesos diferentes con el mismo cuchillo o paleta y recurre a rodajas de manzana verde para limpiar la boca de sabores y grasas.

Si te gusta el queso y quieres descubrir diferentes posibilidades de su maridaje con cerveza no te pierdas las actividades que organizamos en SABEER la Academia de la Cerveza. Hacemos sesiones de maridaje con quesos de origen nacional así como de quesos de otros países y te enseñamos a descubrir las mejores combinaciones para que tu próximo cheese & Beer sea todo un éxito.

También realizaremos  talleres de Show Cooking para enseñar a los más curiosos cocinillas las opciones que nos ofrece la cerveza a la hora de elaborar platos con pescado, verduras o embutidos y maridarlos con cerveza. Cocina en directo para ir más allá del “pollo a la cerveza”. ¿Te apetece probar?

Puedes solicitarnos información por email en info@sabeer.es o consultar nuestro calendario de actividades on-line en www.sabeer.es

¿Te animas a #Sabeerdecerveza un poco más? ¡Te esperamos!

Deja un comentario