Cerveza de la época de Jesucristo

Cerveceando hace 2000 años

7 Ene 2017

– “Oro, incienso y… ¡¡¡birras!!!”

El chiste puede ser más o menos malo, y más o menos conocido, pero en SABEER nos hizo ayer pensar, roscón en mano: ¿Qué cerveza nos habrían traído los Reyes Magos en su época?

Hace más de 2000 años, allá por la época de Jesucristo, es posible que los Reyes Magos hubiesen bebido cerveza, tras su largo periplo para llegar al portal de Belén. Y es que si bien en la Biblia las referencias al vino son mucho más frecuentes, en las Escrituras hay diferentes menciones que aluden a una bebida alcohólica como resultado de la fermentación natural de cereales: ¿la cerveza? (Números 6:3; Isaías 5:8).

Estela del Código Hammurabi

Parte superior de la Estela Hammurabi.

Lo que actualmente llamamos cerveza pudo denominarse en estos textos “bebida fuerte” o “bebida fermentada”. Y es que las bebidas destiladas aparecerían más tarde, hacia el 500 d.C. Hasta entonces, las bebidas alcohólicas de mayoría graduación (“bebidas fuertes”) que se podía conseguir contenían un 14% de alcohol, más o menos el máximo producido  en el proceso de fermentación natural.

De hecho, la primera mención a la cerveza (o bebida fermentada o bebida fuerte) se remonta al Código Hammurabi, creado sobre un bloque de basalto hacia el 1750 a.C por el rey de Babilonia.

Los babilonios tenían una bebida alcohólica llamada shikaru (en hebreo shekar); para su fabricación trituraban granos hasta hacer un puré que dejaban fermen­tar, referiéndose así a la producción de cerveza. En los textos bíblicos se utiliza la palabra hebrea she­kar para hablar de la misma bebida.

Según el Museo Judío de Munich, la cerveza llegó desde Egipto a Israel y era la opción elegida por quienes no podían permitirse pagar el precio del vino.

Queriendo saber cómo era esta bebida fermentada en tiempos de Jesucristo, hace unos años, una fábrica de cerveza artesana de Jerusalén recreó lo que llamó la “cerveza bíblica”, gracias a la colaboración de la Universidad de Tel Aviv. Sus genetistas proveyeron a Herzl Brewery de granos de trigo de la misma cepa utilizada en Tierra Santa hace dos milenios para su elaboración.

Cervezas de Israel

Cervezas de Herzi Brevery, Israel.

Además de los ingredientes que tradicionalmente se usan para la cerveza, el lúpulo, la levadura y el agua, añadieron a la “cerveza bíblica”  bayas silvestres de la zona y miel para endulzarla.

Es posible que si eres un amante de la cerveza, los Reyes Magos te hayan traído un buen surtido aunque estamos seguros de que la “cerveza bíblica” no te ha caído en el lote. Este experimento sólo dio para elaborar 20 litros del preciado líquido; con un 3% de alcohol, descrita como plana, con notas de miel y frutos del bosque, su creador, el artesano Itai Gutman, aseguró que su sabor no era del tipo que demanda actualmente el mercado. Además, sólo contaron con cinco kilos de trigo donados por la universidad, por lo que la producción sólo dio para unas cuantas jarras que se bebieron en petit comité

Y a ti ¿qué cerveza te dejaron bajo el árbol los Reyes Magos? 

Deja un comentario